ODA al odio…

#G

Yo esperaba que su viaje, ayudara a calmar mis ansias. Que me enseñara que estar sin él era posible y una clara distancia hiciera las cosas más sencillas.

Pues ha sido imposible, él insiste en mandar mensajes y fotos… al principio no le contestaba pues conozco ese terreno y los peligros que conlleva. Ya no lo tengo en FB, no recibo las notificaciones de TW, procuro no meterme a INSTAGRAM y no tiene un nombre en mi teléfono. Pero me rompí cuando me mando una foto de una nueva botella #ABSOLUT que encontró en el aeropuerto, le conteste casi de inmediato y nuestra platica no podía parar – fue claramente un golpe bajo… Casi todos los días escribe para mandarme una foto y ya no sé cómo evitarlo. Saber de él calma mis ansiasaba y me alivia es como el dulce o treat que necesitaba en @rehabilitaciónXdesamor (pues insisto en pensar que entonces aún quiere saber de mí y que hay cosas que le recuerdan a mí) aunque después vuelvo a caer por que no sé más de él y sé que no puedo ser linda, no puedo decirle que lo extraño, que lo quiero, que me preocupa y que quiero saber más de él… quiero verlo… esto se está saliendo de control y estoy viendo perfecto que la única que va a perder aquí soy yo.

Antes de perderme (por él) por completo es importante recordar porque estoy aquí… escribiendo; porque decidiste ya no querer estar aquí, decidiste romperme el corazón, hacerme a un lado. Me lastimaste y ahorita no debería permitirme sentir o decir otra cosa por ti que no sea ODIO (y poder olvidarte).

TE ODIO xq me lastimaste.

TE ODIO xq me hiciste creer en ti, en tus palabras.

TE ODIO xq me hiciste perder el tiempo.

TE ODIO xq jugaste conmigo.

TE ODIO xq no supiste valorarme.

TE ODIO xq deje de hacer cosas por ti, deje de ver a amigos por ti.

TE ODIO xq ya no quiero ir al cine si no es contigo.

TE ODIO xq nos faltaron tantas cosas por hacer

TE ODIO xq respeté tus ideales y aun así no fue suficiente.

TE ODIO xq quiero tener detalles contigo y ya no puedo.

TE ODIO xq tú has sabido seguir adelante.

TE ODIO xq para tí ha sido tan fácil alejarte.

TE ODIO xq ahora que nos estas te idealizo y te extraño, me haces falta y no soy capaz de recordar todo el daño que me hacías. (y haces…)

TE ODIO xq insistes en buscar a una amiga en mí y yo no puedo.

TE ODIO xq sigues buscándome (como siempre) y no te das cuenta que me lastimas.

TE ODIO xq no soy tan fuerte… y es la única arma y defensa para los débiles.

TE ODIO xq no puedo olvidarte.

TE ODIO xq aún llevo tus besos, tus manos, las caricias y las risas.

TE ODIO xq a diario me siento vacía, xq ya no soy feliz (me rio y divierto por compromiso)

TE ODIO xq sé que hay más cosas y motivos para no quererte y extrañarte tanto, pero ahorita sólo puedo pensar en lo bien que la pasábamos…

TE ODIO xq tengo que escribir para no escribirte a ti…

TE ODIO xq no me queda de otra.

TE ODIO xq ya no debo quererte.

TE ODIO xq TE QUERÍA (y aún lo hago)

TE ODIO xq sé que vas a regresar…

Advertisements

no se bien porque lloro…

#G

No sé bien porque lloro… no lo entiendo del todo, no se supone que sea así. Tu partida no ha sido fácil y es claro que me duele tu frialdad, que te hayas ido de la nada y que ahora yo sea una perfecta desconocida e incluso una molestia.

No sé bien porque lloro… no eres la persona con quien querría estar, no me mereces y no fuiste capaz de reconocer mi valor.

No sé bien porque lloro… todo contigo fue siempre una gran duda, nunca pude abrirme del todo contigo. Constantemente me sentía juzgada, me lastimabas, me timabas… nunca me diste mi lugar, me excluiste de casi todos tus cÍrculos sociales incluyendo tu familia, en realidad creo que nunca fui quien quise ser para ti.

No sé bien porque lloro… no es la primera vez que te vas, ni la primera vez que me ilusiono contigo, tampoco la primera vez que me decepciono ni el serás el último hombre que pase por aquí y mi vida sigue – no eres el primero ni el ultimo, simplemente eres una piedra mas

No sé bien porque lloro… si ya sabía como eras, y ahorita volviste a ser el mismo de antes; un patán, mujeriego, rompecorazones – quien rayos me creí para poder cambiarte? / núnca vas a cambiar…

No s+e bien porque lloro… si ya lo sabía, tus amigos me lo dijeron, mis amigos lo veían, yo lo viví y tú también lo confirmabas. Me hiciste creer en ti y darle la espalda a todos, incluso a mi instinto.

No sé bien porque lloro… si tuve que aguantarme y tolerar las 101 cosas que no me parecían de ti, tienes mas defectos que yo y aún así me hacías sentir menos. Me llenaste de inseguridad y reconres…

No sé bien porque lloro… nuestra historia de amor no era perfecta, no tenemos millones de fotos juntos ni momentos especiales para compartir con otros, nuestra vida juntos en efecto era más aburrida – ya no salíamos tanto y sólo nos dedicábamos a nosotros, incluso nos peleábamos por que a ti te gustaba más salir sin mi

No sé bien porque lloro… si ya lo sabía. No ibamos a durar para siempre y lo sabía… yo tampoco quería – me hiciste desviarme de mi camino, yo ya sabía a donde iba y lo que quería… después de 2 años, un día decidiste regresar y yo ya no quería estar contigo (desde hace mucho tiempo) no sé porque regresaste!

No sé bien porque lloro… si sé que es lo mejor y hasta creo que me estás haciendo un favor… (es una verdad que “tú te lo pierdes y yo me lo ahorro” y hoy más que nunca, ese será mi moto – ahora más bien debería de acordarme de la gran mujer que soy, de cómo me desperdiciaste, de todo lo que gaste innecesariamente en ti, de todo lo que tuve que aguantar porque tú simplemente no creías en la caballerosidad y en darme mi lugar, de todas las veces donde no coincidíamos en valores, ideas e incluso gustos por la comida o por la música, o simplemente de lo infantil e inmaduro que eras – pero también es verdad que todo eso lo aguantaba y aun así quería estar contigo… que tonta he sido)

En realidad creo que lloro de coraje e impotencia, de tristeza y enojo a la vez… de haber dejado que jugaras conmigo una vez más, de no haber aprendido, de permitirme ser vulnerable contigo. De haberte dejado que destruyeras todo lo que estaba a mí alrededor y de haberte contado cosas que incluso me daban temor. De haberte abierto las puertas de mí casa, de mi cuerpo, de mi alma y de mi corazón…