SOLA

Hay días en los que me siento SOLA. Sola como si no hubiera a quien hablarle, Sola como si no hubiera lugares a donde ir, cosas que hacer. Sola como si no tuvieras amigos o amigas, sola como si nadie quisiera verme, sola como si de verdad estuvieras sola.

Que difícil sería en verdad estar sola, pero que doloroso y humillante simplemente sentirlo. Se perfectamente que esta mi familia y están mis amigos, mis amigas por supuesto, que están los conocidos y hasta la gente del trabajo. Pero quizás hay gente para todo y todavía no he podido encontrar quien pueda estar para mi en estos momentos o mejor dicho, no se bien a quien permitirle verme en este estado de vulnerabilidad. Tengo mucha gente de confianza en quien apoyarme, pero sé que ellos también tienen su vida y sus compromisos. Yo no me atrevo a pedirles, mucho menos rogarles. Sé también que tengo que aprender a valerme por mi misma y no depender de otros.

De vez en cuando intento salir con otras personas para distraerme y tratar de olvidarle, tratar de avanzar, pero me da miedo cansarme y saber que no lo voy a encontrar – así que muchas otra desisto, y prefiero guardarme. Que error quererlo encontrar en alguien más.

Pero es que que fácil es clavarse en una rutina con alguien, que fácil es crear y perderte en tu mundo y que difícil es salirse de ahí y volver a la vida real… SOLA. Qué fácil es abandonar a la gente pensando que ya no necesitas a nadie más y que difícil es regresar con la cola entre las patas, no sólo queriendo volver, pero esta vez, necesitando cariño.

Mujer sola en el mar

 

Advertisements

Better off single?

Mientras PATY CANTU escribe las ventajas de ser soltera http://bit.ly/1kzB8fR, yo me quejo por que sigo sin saber aprovechar lo que PLAYA LIMBO llamaría EL TIEMPO DE MI (distorsionado).

Me siento como una tonta extrañándolo tanto y porque es cierto: ya no hay peleas, tengo tiempo para mi, hago más ejercicio, como menos, ya no tengo que estar comiendo por compromiso todas esas cosas que engordan, ahora me cuido, ya no gasto tanto – ahora me invitan y ahorro para mis viajes, salgo y me divierto más, conozco personas todo el tiempo, bailo, salto y grito y sin hora de llegada ni tener que dar explicaciones, no hay celos, puedo ir a todos lados sin preguntar ni llevar acompañante, puedo pasar los fines de semana en pijama sin arreglarme, no tengo con quien quedar bien ni llenarme de cremas para que mi suegra crea que soy perfecta, ahora los compromisos y los planes son míos.

Van a dejar que les siga mintiendo? NO ME SIENTO PLENA y estoy cansada de FINGIR – de sonréir todo el tiempo y decir que las cosas están bien, de forzarme a salir y divertirme aunque no lo quiera, de ligar y conocer a personas que también estoy engañando… porque todo el tiempo, en ÉL estoy pensando y sólo espero llegar a mi casa en la noche casi siempre llorando porque mis amigos insisten en la incansable letanía de decir que merezco algo mejor y que lo voy a conseguir, bla bla bla pero me aferro a seguir extrañándolo y sufrir como si fuera el único hombre en la tierra, porque él no me ha llamado o porque ya ha pasado un día mas soledad acompañada.

Sí quiero y extraño los celos (que él no tenía), las idas al cine (que yo pagaba), los sábados de lluvia en mi casa (aunque no me abrazara), los momentos incómodos con la suegra (que nunca me quiso) y las presión social por tener un titulo (que nunca tuvimos) – todo eso que tanto me agobiaba y de lo que me quejaba, ahora me hace falta y no lo entiendo… me siento como una tonta. Pero una tonta con autoestima y amor y respeto hacia mi misma que me impide buscarlo y pedirle que vuelva.

Dicen que el primer paso es aceptarlo y es una avance ya decirlo: SÉ QUE ESTOY MAL y me lo repito mil veces, porque no he sabido apreciar y valorar mi libertad.