No me pregunten por EL…

#G

“Toda la gente
Que alguna vez nos vio de la mano
Y que nos vio tan enamorados
Preguntan qué ha sido de él?

Y tal parece
Que escogen el momento preciso
Y justo cuando casi lo olvido
Provocan que me acuerde de él

Y aparece alguna lagrima secreta
Con tanta pregunta indiscreta
Por favor, por favor, por favor

No me pregunten por el
Yo que les puedo decir
Tengo el alma partida y la mirada perdida
Desde que el no esta aqui
No me pregunten por el
El ya no quiso seguir
Y yo estoy hecha pedazos
Persiguiendo sus pasos desde que el no esta aqui

Y aparecen
Dos lagrimas en mis mejillas
Y alguna que otra pesadilla
Por favor, por favor, por favor

Tal parece
Que lo hacen a proposito a veces
No saben, no conocen, no entienden
Que hay cosas que no hay que preguntar… ”

letra : No Me Pregunten por El / María José

pienso en EL

#G

Después del Ella y Él me di cuenta que sí lo quiero, que sí lo extraño, que sí lo espero… que sí tenía ganas de los que teníamos, de echarle ganas y de que funcionará… pero también quería que él me lo demostrára – los años que traigo y malas pasadas no me permitirían dar el primer paso.

Me doy cuenta poco a poco que el escribir me hace sentir que me acerco a él o que hará que él regrese… aunque no sea así, aunque esto no tenga ninguna efecto en él (pues jamás tendrá acceso a esto). Como sea el escribir de él me hace sacar un poco lo que tengo dentro y poco a poco irme vaciando…

A estas alturas pienso mucho si lo extraño o simplemente me hace falta la presencia de alguien más… pues su ausencia pesa más por las tardes, cuando estoy desocupada; yo creo que si lo extraño… no me pasa lo mismo que con #U, con él era distinto cuando nos alejamos yo sabía y estaba segura que eso era lo que quería y que me había acostumbrado a él, que él era un lugar seguro y muy cómodo – estabilidad, pero nada más. #G por otro lado sí me hace falta…

Quizás sólo este aferrada, pues lo hemos intentando una y otra vez… pero simplemente no funciona, y porque querría volver? Yo lo necesito por que no concluimos nada y siento que me quedé con ganas, con ganas de hacer más, con ganas de lograr algo más. Yo quería ser diferente con él, esforzarme, tratar… give love one more chance! Pero él simplemente no se dejó, no quiso… lo siento como esos perritos cuando apenas te conocen… que se van acercando poco a poco a ver si eres segura y si les caes bien, pero de la nada deciden que mejor no y se aleja, regresan por donde vinieron 😦 . Hay así una canción que me encanta de  Raúl Ornelas y dice algo como: “porque sabía, perfectamente que lo quería, porque sabía perfectamente que perdería. Si se quedaba otro día no iba a largarse jamás “  quizás ese haya sido el problema…

Ella y El

#G

Ella estaba confundida, sus sentimientos iban y venían,
un torbellino de emociones no la dejaban ser…

Él estaba seguro de si mismo, sabía lo que quería y a donde iba…
Él le pidió verla una vez más, una última vez donde pudiera verla y abrazarla, decirle lo mucho que la quería y cuanto lo sentía

Ella le pidió no hacerlo… le pidió NO tener una despedida, para ella no serviría y sólo la lastimaría

a ÉL no le importo y la espero a que llegara a su casa…
en cuanto ella abrió la puerta, Él entró corriendo al baño, espantándola con un brinco

Extrañada por la situación, Ella se sentó en el sillón a esperar (Ella se había producido antes; delineador, gloss y un poco de brillo harían que él la viera hermosa, si es que era la última vez de los dos… así quería ser recordada)

Él salió del baño, se sentó en el otro lado del sillón – una montaña de cobijas suponian una separación precisa para cualquier contacto que pudiera ser malinterpretado

Él empezó a hablar – es claro, Él sabía a lo que iba… continuó con el típico mito de “poder ser amigos algún día, que aunque esto no funcionara hoy, no significaba que no pudiera funcionar más adelante”

Élla simplemente lo veía y…. temblaba (se retorcía por dentro), no lo podía creer

Él siguió… firme con su decisión; defendía su punto una y otra vez con una calma que derrotaba

Élla sin poder contenerse, soltó una lagrima y esta camino despacio por su mejilla; estaba confundida… sabía que era lo mejor pero no podía entender que el amor se acabará, que Él ya no luchara

Él insistía en el cariño que le tenía,

pero Ella no le creía – no lo entendía
fingía demencia y como toda buena dama trataba de mantener la compostura; miraba para otro lado y jugaba con su pelo … quería evitar cualquier señal de vulnerabilidad

Él mencionó nuevamente la palabra “amigos” y ella volteó la cara

– era evidente que Ella buscaba algo más, una amistad no iba a bastar…

Ella continuaba perdiendo lágrimas y con la única intención de disimular, jugaba con su pelo (parecía que coqueteaba con el pelo y lo único que trataba era pasar desapercibida)

Él se resistía a sentir compasión alguna

Élla se enojó, le parecía una ofensa que fuera hasta su casa sólo para terminar con ella

Él defendía que el tiempo juntos y cariño merecía respeto, no un simple mensaje marcando el final

Élla lloraba

Él no pudo continuar con su indiferencia y se levantó a consolarla

Élla rápidamente se levantó para evitar el mínimo rocé

pero Él se apoderó de Élla – la abrazó con fuerza por detrás para no dejarla ir… “ven, déjame abrazarte”

Élla irrumpió en llanto, no podía controlar mas sus emociones, sus sentimientos eran claros y dolian
Élla trataba de soltarse y el insisía
Élla se movía y pataleaba, era como un pez fuera del agua, no se dejaba
pero él no la soltaba, y sin lastimarla ejercía más fuerza

Élla ya no quería, sabía que tenerlo cerca la debilitaba
Él no la dejaba y para élla cada vez era más difícil querer/poder alejarse

Él la beso
Ella huyo

para él, esto era sencillo – Él quería estar con Ella por última vez

Ella no quería que este fuera el final

Él la busco

y ella lloraba

Él insistía en consolarla

Ella se volteaba

Él tuvo que aplicar fuerza nuevamente, para alcanzarla y abrazarla, ella ya no se soltaba…

Él sólo quería abrazarla y besarla; Ella se desahogaba y Él la dejaba

la llevo al cuarto, pues todo escuchaban la triste novela…

Ella se miró al espejo, y ya no se reconocía
(el gloss se volvió un polvo facial que hacia le resplandeciera toda la cara y la mascara fungió como antifaz; evidentemente el tono de su piel paso de un palido a rojizo eterno y sus ojos cada vez eran más pequeños)

a él no le importaba y le limpiaba con delicadeza una por una las lagrimas

se sentaron en la cama para platicar

Ella trato de ser clara y resumir las intenciones
Él no se daba a entender

Ella seguía llorando
Él la abrazaba

Ella trato de entender lo que él quería
y Él mencionó la palabra “standby”
Ella se recuperó y Él empezó a titubear

Ella le dijo que no lo iba a esperar, y Él se rindió…
ambos cayeron en la cama

Ella dejo de tener control sobre sus lágrimas, estas corrían sin temor
Él la abrazaba

Ella se resistía de nuevo!
Él abusaba y ella se dejaba

a estas alturas, ella entendía que podía efectivamente ser la última vez juntos y no podía perderlo tan fácil

Él cómo hombre, la besaba por “descuido” y ella sentía las intenciones de sus labios

Él no podía dejar de tocarla y ella no se negaba

Él cerraba los ojos cuando la besaba, ella se enamoraba…

Inevitablemente una cosa, llevo a la otra – Él la quería y la quería tener
Ella lo quería y no lo quería perder

navegaron en, lo que pareció un por siempre en un mar de pasión

decir que se hacían falta esta demás…
souvenirs corporales decoraban la cama

se quedaron viendo y se besaron…
no querían perder este momento!

se levantaron y no podían soltarse -.-

Él decía que era tiempo de irse
Ella no quería despedirse

Él se dirigió a la puerta
Ella lo siguió

Él le recordó el cariño que tenía y le pidió seguir en contacto
Élla le confirmo el cariño que había y lo beso con tacto

Él se despidió y Ella lo vio huir
Él regreso y Ella lo abrazó
Él se despidió de nuevo y Ella lo espero…
Él regresó y Ella lo beso
Él se despidió y Ella lo soltó

Él no quería irse – lo vimos…
y Ella no quería que fuera – ya sabíamos!

pero Él había marcado un final
y Ella tenía que avanzar